Categorias | Sin categoría

Ha fallecido D. José Lomas Mayas, nuestro párroco entre 1989 y 1991

Publicado el 12 junio 2012

Con profunda tristeza acabamos de recibir, y así lo comunicamos a la Comunidad, la noticia del fallecimiento del que fuera párroco de La Asunción de Martos entre 1989 y 1991, D. José Lomas Mayas.

.

Nacido en Noalejo (Jaén) el 19 de febrero de 1945. Hizo sus estudios eclesiásticos en el Seminario de Jaén y en Granada. Ordenado sacerdote en Jaén el 11 de julio de 1971. Entre otros ha sido párroco de las aldeas de la zona de Alcalá, Campillo y Noalejo, La Asunción de Martos, Vicario Episcopal y párroco de San Pablo de Úbeda. En la actualidad desempeñaba el cargo de párroco de San Bartolomé de Jaén y Consiliario de la Agrupación de Cofradías de la ciudad de Jaén. Sacerdote entrañable, en todas partes ha dejado huella por su bondad y caridad pastoral. Descanse en paz.

.

Las exequias serán mañana miércoles, 13 de junio, a las 10,30 h. en la Parroquia de San Bartolomé de Jaén. Mientras tanto se vela en el Tanatorio San José de Jaén.

.

En nuestra parroquia se ha decretado toque de Expiración y rezo del Oficio de Difuntos hoy a las 10 h. La misa por su eterno descanso la tendremos en La Asunción el viernes, 15 de junio, festividad del Sagrado Corazón de Jesús, a las 20,30 h.

.

.

Escucha, Señor, con piedad, las plegarias

que te dirigimos por tu siervo José, presbítero,

a quien encomendaste la misión

de apacentar a tus fieles,

y haz que quien representó a tu Hijo

en la Asamblea de tu pueblo

sea ahora reconocido por el Pastor Supremo

y se alegre eternamente en la asamblea de los santos.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

.

Dale, Señor, el descanso eterno,

y brille para él la luz perpetua.

Descanse en paz.

Su alma, y las almas de todos los fieles difuntos,

por la misericordia de Dios

descansen en paz.

.

Por su interés transcribimos a continuación un artículo de D. José, donde hace un recuerdo de su paso por nuestra Parroquia:

.

Una comunidad que evangeliza…

 

Rvdo. D. José Lomas Maya
Tercer párroco de la Asunción (1989-1991)

 

                  Con esta sencilla aportación para la revista parroquial quiero unirme con gozo y alegría a la celebración del XXV ANIVERSARIO de nuestra querida y siempre recordada Parroquia de la Asunción.

.

                  A lo largo de los dos años que estuve como párroco no tuve mucho tiempo para poder observar los procesos pastorales vividos en la Parroquia, pero si quiero expresar y compartir con todos vosotros la experiencia que puposo para mi la estancia en la Parroquia de la Asunción, y en Martos, exponiéndola en los siguientes puntos de reflexión:

.

                  Observo un gran esfuerzo, muy generalizado, por parte de todos, por ir haciendo de la Parroquia una comunidad más auténtica y más participativa. Los seglares se van incorporando a las tareas de la comunidad cristiana y prestan sus servicios de forma responsable en las tareas fundamentales de la Parroquia referentes a la Palabra, Liturgia y Caridad.

.

                  Un aspecto muy positivo que observé en la Parroquia fue la actitud de superar el personalismo por parte de los miembros de la Parroquia con respecto a los sacerdotes anteriores; esto supuso el trabajo en equipo avanzando en la dirección iniciada y continuada por los anteriores párrocos, que no perdieron el contacto con la Parroquia. Para mi fue una gran satisfacción al ir a administrar el sacramento de la Confirmación, a petición de los jóvenes confirmados, vernos los cuatro párrocos que ha tenido la Parroquia desde su creación. Es signo de madurez de los seglares que dan pasos importantes en superar el protagonismo y pasar a una actitud de servicio en la comunidad parroquial.

.

                  Para mí es gozoso ver cómo los sacerdotes pasamos por la Parroquia pero el Consejo Parroquial, catequistas, grupos de jóvenes, matrimonios, etc., permanecen en su misión evangelizadora, trabajando por que la Parroquia sea más misionera, descubriendo cada día su vocación precisa en esta sociedad que se va alejando de la fe.

.

                  Por último, constaté cómo se iba desarrollando poco a poco un estilo de una Parroquia acogedora donde la gente más alejada se sintiera como en su casa. Recuerdo con satisfacción la primera presencia de inmigrantes magrebíes en Martos, cómo por medio del grupo de Cáritas parroquial se sensibilizó al barrio, a la gente, para acogerlos, buscándoles vivienda, trabajo, etc. Se acogieron en la parroquia y ellos encontraban no sólo solución a sus problemas, sino calor humano, salón, aseo, ropa, etc. Todo ello nos evangelizó a nosotros un poco más; nos ayudaba a ser más consecuentes con nuestra fe en la solidaridad con los más desfavorecidos.

.

                  Yo pediría, para terminar, que la Parroquia de la Asunción, tan querida por mí, fortalecida por la presencia del Espíritu, sepa proponer y promover a todas las personas que la integran no solo practicas religiosas, murales y caritativas sino compromisos y acciones que tiendan a anunciar y hacer presente la fuerza del Evangelio en el mundo. Que esté siempre abierta a las preocupaciones y problemas de los hombres y sea dócil a la llamada del Espíritu para que siempre esté dispuesta a llevar a cabo la Nueva evangelización.

.

                  Con el deseo de vernos en los actos que se lleven a cabo en la Parroquia os mando a todos un fuerte abrazo.