La construcción del templo

                  Por decreto Episcopal se hizo traslado de la Parroquia de Santa María (de la Villa) del lugar donde había estado anteriormente (actual Santuario de Santa María de la Villa), para quedar ubicada en la parte baja del pueblo.

                  Se instaló, provisionalmente, en la Iglesia de San Miguel, Plaza de los Caídos. Comenzando su actividad el día 4 de Octubre de mil novecientos setenta.

                  Habiendo ofrecido terrenos para la Iglesia y dependencias parroquiales el Excmo. Ayuntamiento de Martos, se le comunico al mismo los terrenos precisos, en noviembre de 1.971.

                  Realizadas las tramitaciones oficiales, cesión y escrituras (conservadas en el obispado) se inició la búsqueda de arquitecto para las obras del templo.

                  Fue D. Juan Ramón Pajares Gutiérrez, que preparó el proyecto necesario, el cual fue aprobado por el Obispado. Para cubrir lo económico nuestro Obispado ofreció pagar la estructura de la obra. Inmediatamente se iniciaron (julio de 1.971) la intervención de los feligreses en la empresa.

                  Se citaron a unos 55 caballeros, en grupos reducidos. Se les presentaron los proyectos, presupuestos y demás. Se pidió la colaboración de formar una Junta Directiva (8 personas) la cual se reuniría con poderes generales en nombre de la Junta General (45 personas).

                  Fueron creados grupos de 2 personas que visitaron las casas de la feligresía para recoger boletines de suscripción y donativos. Antes llegaría a cada casa una comunicación que informaba a todos los feligreses del proceso a seguir.

                  Comenzadas las obras en verano de 1.973, en abril de 1.974 se puede presentar las obras realizadas. Se lanzó una información a imprenta por mayo de ese año.  En noviembre de 1.974 se volvió a entregar una información de partidas realizadas y pendientes. Posteriormente se colocó en el tablón de anuncios las obras realizadas lo las que quedaban por hacer. De ésta forma ha guardado informada toda la feligresía del pago de cada una de las partidas y los ingresos oportunos.

                  Terminadas, en parte, las obras del templo y forzados por el número de feligreses que llenaban San Miguel, se inició la celebración de la misa de los domingos y festivos, continuándose las obras. La primera misa se celebró el día de San José, 19 de marzo de 1.974. Continuadas las obras se termino con todo lo imprescindible por el mes de Agosto.

                  Después de una novena preparatoria, el día 15 de agosto de 1.974, el Excmo. y Rvdo. Don Miguel Peinado, Obispo de la Diócesis, llegó a la Parroquia a las 8 de la tarde. En primer lugar se consagro el altar. Seguidamente fue bendecida la iglesia y a continuación fue celebrada la Santa Misa, presidida por el Prelado, la asistencia de todos los Párrocos, PP. Franciscanos y el Ayuntamiento en pleno y autoridades militares y judiciales.